google-site-verification: google8ed2f5b520e6d412.html Leer en mi aula : septiembre 2013

Translate

domingo, 8 de septiembre de 2013

Ian Falconer, cuando la sofisticación es lo natural

Este ilustrador norteamericano nacido en 1959 comenzó diseñando escenografías y vestuario para el New York City Ballet, la Royal Opera House de Londres, la Opera de San Francisco y Covent Garden, entre otros. Lo que explica  por qué su personaje, Olivia, se interesa por la danza clásica, la ópera y la obra de Pollock y Degas. El día que nació su sobrina quiso hacerle un regalo especial, y así creó e ilustró una historia cuya protagonista era una cerdita testaruda y mandona. El regalo se convirtió en un libro de éxito mundial al que tuvo que dar continuidad con otros títulos. Olivia ganó la medalla Caldecott en 2001.



"Olivia", Ed. Fondo del Cultura Económica. Presentación de la cerdita Olivia. No cuenta una historia, sino que nos da a conocer el atractivo carácter de la protagonista a través de hechos cotidianos. Bellísimas, claras y sencillas ilustraciones de esta cerdita que, con su predilección por el rojo, se ha convertido ya en un personaje clásico para los pequeños. En este primer libro sólo utiliza el rojo, negro, gris y blanco (añadiendo ocre en el cuadro de Pollock)
Sorprende cómo, aunque los ambientes y estilo son bastante sofisticados, los niños los hacen suyos con total naturalidad. La espontaneidad e ingenuidad de Olivia hace posible que incluso los niños de entornos muy desfavorecidos disfruten y se identifiquen con ella, sus gustos y su forma de ver la vida.






Aquí podemos ver parte de este primer libro


 




“Olivia salva el circo”, Ed. FCE. En este libro Olivia cuenta en su clase sus vacaciones y cómo ella salvó las actuaciones de un circo en el que todos los integrantes no podían salir al escenario por tener una infección de oídos, teniendo que hacer ella todos los papeles: domadora, dama tatuada, malabarista, trapecista… Con su característica desenvoltura a la pregunta de la maestra: “¿Es cierto?”, responde: “Me acuerdo perfectamente”. Y al llegar a casa, cuando su madre le pregunta qué ha hecho en la escuela, responde: “Nada”.

 




“Olivia y el juguete desaparecido”, Ed. FCE. En este libro introduce además el color verde. Olivia pierde su juguete favorito y lo busca por todas partes hasta que, en una noche de tormenta,  descubre quién es el culpable de su desaparición. Olivia al principio se molesta y lo demuestra de su peculiar manera, aunque al final acaba perdonando.








“Olivia y su banda”, Ed. FCE. En esta ocasión Olivia se arregla para salir con su familia a ver los fuegos artificiales, pero no hay banda y decide ser ella toda la banda a la vez. Aquí el autor incluye el color azul y le da cierta relevancia. También en los paisajes utiliza amarillos y anaranjados.








“Olivia recibe la Navidad”, Ed. FCE. Olivia está muy emocionada con todas las tareas y preparativos para la Navidad, pero lo que más le preocupa es cuándo llegará Papá Noel. Como colores típicos de la Navidad, el rojo y el verde tendrán la importancia que merecen.










 

 “Olivia en Venecia”, Ed. FCE. Inspirada en una excursión a Venecia con su familia. Ian Falconer dice que el gran colorido de la ciudad le impulsó a trabajar el libro con una variada paleta de colores.






Copio aquí una presentación de este libro hecha por su autor






 

 “Olivia y las princesas”, Ed. FCE. Olivia está perpleja porque todas las niñas que conoce quieren ser princesas y aprovechan cualquier ocasión para vestirse de rosa. Pero ella aún tendrá que descubrir qué quiere ser, lo que no desea de ningún modo es ser igual a las demás.