google-site-verification: google8ed2f5b520e6d412.html Leer en mi aula : octubre 2013

Translate

domingo, 20 de octubre de 2013

David Shannon, la necesidad de normas


David Shannon,escritor e ilustrador norteamericano de libros infantiles nacido en 1960. En 1998 gana la medalla Caldecott por su libro "¡No, David!" Ha trabajado también en periódicos y revistas. Su pasión por la ilustración y el dibujo le viene desde pequeño. Se graduó en el Art Center College of Design en Pasadena, California, con un título en Bellas Artes. Sus ilustraciones se caracterizan por los dibujos de grandes dimensiones  presentados desde ángulos poco corrientes en libros para  niños, lo que unido a la ironía y el colorido hace que resulten fascinantes para los pequeños. 


Serie de "David"

Serie iniciada por el libro galardonado con la medalla Caldecott "¡No, David!". En todos ellos muestra al protagonista haciendo cosas que no debe hacer o a punto de hacerlas. Transmite perfectamente la importancia que tienen las normas en cualquier ambiente o situación y la necesidad de cumplirlas para no molestar a los demás y facilitar el bienestar de todos. Sin embargo, también hace ver lo difícil que resulta muchas veces para los niños el aceptarlas. Los niños de Infantil escuchan y contemplan estos libros fascinados, en completo silencio (conviene leerlos de uno en uno, no varios en el mismo día),  y al final se dan cuenta de cómo es imprescindible seguirlas, aunque también agradecen que en las últimas hojas de todos estos libros los adultos y el niño se reconcilien y se muestren cariño y respeto. Estos libros dan pie a hacer muchas reflexiones y que nos expresen lo que a ellos les cuesta dejar de hacer, cómo se sienten cuando se portan mal, qué hacen para que les perdonen y compensar a sus padres o a las personas que hayan molestado...




"¡No, David!", Ed. Everest. Enseña de manera explícita con una frase imperativa de la madre para cada travesura: “¡Basta ya!”, “¡Ven aquí inmediatamente!”, “¡Te lo advertí!”, “¡Vete a tu cuarto!”, lo importante y necesario que es poner freno  y corregir estos comportamientos.




"David va al colegio", Ed. Everest. Cuando David va al colegio se encuentra con que también aquí hay que cumplir unas normas para que las cosas marchen como deben. Los niños de mi aula, una vez visto el libro, se han dado perfecta cuenta de ello . Una compañera me da la idea de en lugar de utilizar los carteles habituales, copiar estos dibujos,  hacer que los niños los coloreen y colocarlos en las paredes como recordatorio para que los niños de tres años respeten las Normas. Les ha impactado y gustado tanto el libro que estoy segura de que esta idea funcionará.


"David se mete en líos", Ed. Everest. Vemos aquí cómo cuando David hace algo mal siempre se busca una excusa, y cómo estas excusas sólo están encaminadas a salir del paso, no mostrando verdadero arrepentimiento y propósito de enmienda hasta el final del libro.


 "¡Llegó la Navidad, David!",  Editorial/Distribuidor: Scholastic Ahora son las fiestas navideñas las que vienen cargadas de normas y prohibiciones. 


 En este enlace podemos ver algunos vídeos de libros de la serie David



Un libro de este autor que gusta mucho a los niños es "Pato va en bici", Ed.  Juventud. Pato se monta en una bicicleta y se lo va contando a los animales de la granja, que parece que ven bien la idea, pero que cuando se marcha le censuran, hasta que llegan muchos niños que dejan tiradas sus bicis, y es entonces cuando todos deciden hacer lo mismo que Pato.  Con ilustraciones muy coloristas a doble página Pato consigue inculcar el gusto por el ciclismo a todos los animales de la granja, al tiempo que divierte a los pequeños lectores. 












miércoles, 16 de octubre de 2013

Rocío Martínez, la eficacia de la sencillez


Rocío Martínez, madrileña nacida en 1966. Es Licenciada en Bellas Artes, en la especialidad de Grabado, por la Escuela de San Fernando de Madrid. Ha escrito e ilustrado muchos libros infantiles y juveniles. También ha ilustrado textos de otros autores. Aunque es una ilustradora experimentada y con recursos, sus ilustraciones se caracterizan por la aparente sencillez y la precisión, con muchos detalles que las acercan a los lectores. Presento aquí uno de sus libros que ha tenido siempre un éxito extraordinario en mis aulas de infantil "Gato Guille y los monstruos", y también su serie  del "topo Matías" en la que reflexiona sobre diferentes aspectos de la obra de arte y sobre características del dibujo y la pintura que pueden interesar a los niños pequeños cuando realizan sus propias obras. Es una autora que debe ser seguida por padres y maestros, por el gran interés de sus propuestas y porque promete una evolución muy rica e interesante, como podemos apreciar en uno de sus últimos trabajos de ilustración "Los besos de Hércules" de Ed. Thule, que estaría indicado para niños algo más mayores.


“Gato Guille y los monstruos” Ed.Kalandraka. Narra de forma sencilla y diferente las peripecias de un gatito que es ayudado por su mamá para superar sus miedos. Con simpáticas ilustraciones llenas de emoción y dramatismo. Utiliza onomatopeyas que encantan a los niños. Inteligente utilización de la perspectiva, que consigue transmitir la sensación de soledad que pueden tener los niños pequeños en las diferentes habitaciones de la casa . La disposición tipográfica de los sonidos de la casa contribuye también a crear una cierta inquietud. Los niños se entusiasman y emocionan con esta historia tan cercana y tan eficazmente presentada. 







Serie del topo Matías



"Matías dibuja el sol", Ed. Ekaré. En este primer libro trata sobre la apreciación de la obra artística. Matías hace diferentes dibujos del sol hasta que consigue uno con el que está satisfecho.  Pero van llegando sus amigos y cada uno prefiere uno distinto, pues ven en él algo que personalmente les interesa. Matías al principio se enfada, pero al final se sorprende de cómo sus dibujos pueden ser entendidos de forma tan diferente.




"Matías y el color del cielo", Ed, Ekaré. Matías se enfada porque quiere pintar el cielo y está siempre cambiando ya que es un día nuboso en el que de repente llueve o deja de llover. Su amiga, la liebre Penélope, le ayuda a encontrar el color adecuado para el cielo que quiera pintar: el del amanecer, cuando el sol está en lo alto, cuando está nublado o cuando el sol ya se ha escondido. Matías se da cuenta de que el cielo tiene muchos posibles colores.






"Matías, pintor famoso", Ed. Ekaré. Aquí Matías sale de paseo y dibuja una bandada de pájaros. Le queda tan bien que piensa en exponerlo, y comienza a imaginar dónde podría hacerlo: en una sala pequeña y silenciosa, en otra de techos muy altos, en una galería espaciosa... e incluso en la mejor sala de un famoso Museo. De repente una ráfaga de viento se lleva el dibujo y cae en un charco, se mancha y se entristece porque ya no podrá exponerlo, pero a Penélope le gusta así, se lo lleva a casa y allí lo cuelga, con alegría de Matías que piensa que ha encontrado el lugar más apropiado.



"Matías pierde su lápiz", Ed. Ekaré. Matías ha perdido su lápiz favorito. Van llegando sus amigos y le ayudan a buscarlo. Es el lápiz que ha usado para hacer cosas para sus amigos. Al final recuerda que está en la caja de lápices que se han gastado y quedado pequeños. Sus amigos le dicen que no esté triste porque es un lápiz con el que ha hecho muchas cosas importantes y que tiene muchas historias.




"Matías retrata a Penélope", Ed. Ekaré. Matías y sus amigos van a una Biblioteca en la que hay una exposición de retratos y Penélope le pide que le haga uno a ella. Todos sus amigos van dando su opinión de cómo debería ser y dónde debería estar, lo que permite presentarnos a Penélope como la protagonista de algunos cuadros famosos, pero al final Matías la retratara como él piensa que mejor le va a su amiga, aunque ella se sentirá satisfecha de haberse sentido otra por un tiempo.

Otro libro de esta ilustradora que he reseñado en otra entrada posterior "De cómo nació la memoria del bosque"


Podemos escuchar esta entrevista a la autora:


domingo, 6 de octubre de 2013

Janosch, como debería ser el mundo


Janosch, seudónimo de Horst Ecker, nació en 1931 en un pueblo de la Alta Silesia, cerca de la frontera polaco-germana que hoy pertenece a Polonia. Con un padre alcohólico, su infancia estuvo marcada por una extrema pobreza, teniendo que compartir la casa con sus abuelos. Comenzó a trabajar a los 13 años en una herrería y cerrajería y luego en una fábrica textil. A los 22 años fue a Múnich para ser pintor, pero en la Academia del Arte de Múnich lo echaron por falta de talento.
Un amigo suyo, el editor Georg Lenz, le recomendó dedicarse a la literatura infantil y le propuso el nombre artístico "Janosch". Los primeros libros eran muy bellos, pero algo tristes, y muchos están ya descatalogados. Para estas edades, publicados en España por Ed. El jinete azul, tenemos “La historia de Valek” y “Valek y Jarosch” libros muy poéticos, pero que reflejan también el lado malo del hombre. El éxito no llegó hasta 1979, cuando publicó su primer libro que alcanzó fama internacional: "¡Qué bonito es Panamá!". A partir de aquí comenzó a escribir e ilustrar libros de animales para niños que nos muestran un mundo feliz. Ha hecho también libros para adultos y  cuadros y grabados que se adaptan más a la crudeza y sarcasmo con los que él juzga la vida. Sin embargo yo, como lectora y educadora, pienso que en sus libros para niños nos proporciona algo muy valioso y único, un mundo ideal con el que conforta y ayuda a niños y mayores.
El autor vive desde hace ya tiempo en Tenerife con pocos bienes materiales y la mayor tranquilidad posible. Aquí encontró su Panamá particular.


De sus series elijo dos para estas edades, especialmente indicadas para niños de cinco años y el primer ciclo de Primaria, la de pequeño oso y pequeño tigre y los de Topolín.

Serie de pequeño oso y pequeño tigre. Libros publicados por Ed. Alfaguara, Ed.Kalandraka y Ed.Gaviota.

Se inicia con el que fuera su gran éxito “¡Qué bonito es Panamá!”. En él nos presenta a estos dos personajes y muchos de los animales que les acompañarán en otras aventuras. El pequeño tigre y pequeño oso viven felizmente a la orilla del río con todo lo que necesitan para su sencilla vida, hasta que un día llega una caja de plátanos navegando por el río en la que pone “Panamá”. A raíz de este hallazgo comienzan a desarrollar el sueño de irse a este país e inician un viaje que terminará en el punto de partida, que será su Panamá ideal, donde encuentran todo lo que han soñado.




Otros títulos de esta serie:



Son libros excelentes para estas edades. Libros que nos muestran un mundo ideal, como sería el mundo si en él predominara la bondad natural y el sentido común del hombre. Además contienen una crítica a nuestra forma de relacionarnos, a las prisas, al valor que damos a cosas que no son ni importantes ni esenciales para vivir. Sus personajes son animales capaces de vivir sólo con lo que producen y que se organizan basándose en la amistad, el afecto y la solidaridad, a los que la naturaleza provee de lo que necesitan. Hay una nostalgia por un mundo antiguo y un humor y fina ironía filosófica con la que se enfrentan a las dificultades. Un saber vivir del hombre de antes que hemos perdido. Son libros deliciosos para los pequeños, muy educativos y necesarios en estos tiempos. 
Los libros de Janosch nos aportan la poesía, emoción y ternura que sólo podría transmitirnos un abuelo muy querido que nos enseñara a vivir como únicamente merece la pena hacerlo.
Las ilustraciones, sencillas y llenas de colorido, agradan a todos sus lectores y acompañan perfectamente a sus hermosos y sabios textos.






Los libros de Topolín publicados por Altea Benjamín, y que hay que buscarlos en Bibliotecas, también son muy apreciados por los niños. En ellos Topolín y Caballito, dos personajes algo tontorrones, llevan a cabo sus ocurrencias observados y ayudados por animales vecinos.




En youtube podemos ver en alemán con subtítulos en español la animación de
¡Qué bonito es Panamá!