google-site-verification: google8ed2f5b520e6d412.html Leer en mi aula : noviembre 2013

Translate

sábado, 16 de noviembre de 2013

Leo Lionni, la gran importancia del álbum ilustrado para la formación de los niños


Leo Lionni, holandés, nacido en 1910, falleció en Italia en 1999. Fue diseñador gráfico y pintor, también autor e ilustrador de libros infantiles. Vivió en diferentes países, en 1939 se instaló en Estados Unidos. Desde 1962 vivía en Italia. Desde niño tuvo contacto con el mundo del Arte, influido por un tío pintor y su madre, que tenía formación musical. También de niño le gustaba tener pequeños animales, sobre todo reptiles, que guardaba en terrarios, a los que cuidaba y observaba, y ya de adulto se dio cuenta de cómo influían en sus creaciones.
Fue un gran defensor del álbum ilustrado para niños:
"Uno de los ingredientes más importantes para estimular y dirigir la imaginación infantil es el libro-álbum. Pues es allí donde el niño tendrá su primer encuentro con una fantasía estructurada, reflejada en su propia imaginación y animada por sus propios sentimientos. Es donde, con la mediación de un lector adulto, descubrirá la relación entre el lenguaje visual y el verbal. (…) Sin saberlo, aprenderá acerca del principio y del fin, la causa y el efecto, y la secuencia. (...) Como el terrarium de mi juventud, es un mundo alternativo donde puede experimentar y aprender sobre el mundo que le rodea."


 Voy a presentar aquí los libros de este autor que he trabajado en mis aulas. Los tres primeros están muy indicados para los más pequeños del ciclo, de 3 y 4 años, pues su temática y tratamiento gráfico son muy accesibles, los otros dos estarán más indicados para los niños de 5 años, pues requieren una mayor reflexión.


“Pequeño azul y pequeño amarillo”, Ed. Kalandraka. Fue su primer libro para niños. Hizo esta historia para entretener a sus nietos en un viaje en tren. Utilizó pequeños trozos de papel como personajes. Es una historia sobre el poder de cambio que tiene la amistad.
Este libro supuso una revolución en el álbum infantil por la combinación que hace de la representación abstracta y el uso del collage, aunque de una manera completamente comprensible y asequible para los niños más pequeños. Llama la atención el que este capital álbum publicado en 1959 no fuera editado en español hasta cuarenta y seis años después de su aparición en inglés.

Funciona muy bien en las aulas porque puede trabajarse muy gráficamente superponiendo papeles, al igual que hace el autor en el libro, para que al unirlos resulte el verde. También se le puede dar a cada niño dos trozos de plastilina (uno azul y otro amarillo) y que los amasen hasta que se conviertan en verde.

Los alumnos y profesores del Ceip de Alpartir (Zaragoza) con la colaboración de Alberto Olivar, ex-coordinador del programa de cine Aula de Cine, nos presentan esta animación que, además de contarnos la historia, demuestra las grandes posibilidades de trabajo con los niños que tiene este álbum.





Otro libro que comprenden fácilmente los niños de 3 y 4 años y cuyas ilustraciones les agradan especialmente es “La casa más grande del mundo” , Ed. Kalandraka. Sobre un caracol que quiere tener una gran casa y cómo su padre y la vida le enseñarán el valor de la sencillez y sobriedad frente a la jactancia y presunción. 
Podemos ver aquí una recreación de este cuento:





 
“Nadarín”, Ed. Kalandraka. Albúm editado en 1963 por el que no parece pasar el tiempo. Con una técnica de acuarelas y manchas de color trata del conocido refrán de “la unión hace la fuerza”  e inculca la esperanza de cómo no siempre el pez grande come al chico. 


 













 Y para los mayores del ciclo, los niños de 5 años, recomiendo estos dos libros:



"Frederick" y "El sueño de Matías". En estos dos libros trata de manera sencilla y muy comprensible para los niños la necesidad y utilidad de que alguien se dedique a actividades artísticas, aunque al principio la gente más práctica no les reconozca interés. Con collages, acuarelas, lápices de colores, crayones, cartulinas... Lionni construye historias sencillas que suponen, en palabras del autor: "una comprensión intuitiva de la esencia de las cosas y de los acontecimientos".

 “Frederick”, Ed. Kalandraka. Uno de sus libros más premiados. Versión contraria de la fábula de “La cigarra y la hormiga”. Una familia de ratones recoge alimentos para el invierno. Frederick, sin embargo, no trabaja. Pero cuando llega el invierno y se acaban los víveres, Frederick da a los demás lo que recogió él para hacerlo más llevadero: rayos de sol, colores y palabras. Y es que Frederick es un poeta.
El autor utiliza técnicas del collage y  sencillos recursos, como diferenciar a Frederick de los demás ratones mediante miradas, gestos y su posición en la página.
Este libro también trabaja la aceptación de sí mismo, de los demás y la autoestima.




 “El sueño de Matías”, Ed. Kalandraka. El ratoncito Matías, que vive pobremente con su familia, descubre, tras la visita a un Museo, su vocación de pintor.










sábado, 9 de noviembre de 2013

Chris Haughton, ayudando a resolver esos pequeños problemas


Chris Haughton, joven ilustrador irlandés que vive en Londres. Ha publicado en diferentes revistas y periódicos, actualmente en el británico "The Guardian". Colabora con organizaciones de comercio justo.  Su libro “Un poco perdido”  fue una revelación y se convirtió en un éxito arrollador en todo el mundo. Libro muy premiado y traducido a numerosos idiomas. Como ilustrador se caracteriza por la gama de colores que utiliza y las imágenes planas que monta encima de otras.  Suele emplear  lápices y papel recortado, trabajándolos luego en el ordenador. Los dos libros que reseño han gustado mucho a mis niños, pues tratan de temas muy cercanos a ellos, y les ayudan a superar sus pequeños conflictos y problemas con un tratamiento muy próximo y natural  que ellos entienden perfectamente.


“Un poco perdido”, Ed. Milrazones. El libro tiene una cita de Daniel Defoe: “Nunca valoramos el verdadero estado de nuestra situación hasta que la contraria nos lo muestra, ni sabemos apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos.”  Y esta cita da pie a este elegante álbum. Con imágenes ingenuas muy bien compuestas, vemos cómo un buhito se cae del nido y se encuentra perdido. Ya en tierra, una servicial ardilla le ayudará a buscar a su mamá haciendo caso de las descripciones que le hace, con sus gestos, el pequeño búho, pero no logran entenderse y tendrá que ser una rana la que le comprenda y consiga un feliz resultado. A pesar de encontrarse en una situación delicada para los niños, el autor consigue aminorar su intranquilidad y darles confianza a través del toque de suave humor que impregna  las sencillas y cálidas ilustraciones, con figuras recortadas sobre fondos ocres y oscuros para el bosque y sobre fondo blanco cuando los animales hablan.







Inicio de “Un poco perdido”



En el mural de Recomendación de Libros los niños de 5 años lo presentaron así:



Es además un libro muy útil para trabajar con el lenguaje oral las descripciones y que comprendan la necesidad de que sean claras, precisas y completas. Se les puede hacer ver cómo las adivinanzas suelen ser también un juego de descripción.



"¡Oh no, Lucas!" (En Inglaterra ¡Oh no, George!) Ed. Milrazones. En esta ocasión la cita es de Epícteto: “La libertad no se consigue realizando nuestros deseos, sino eliminándolos. Ningún hombre es libre si no es dueño de sí mismo”. Aquí nos presenta a un perro al que su amo deja solo en casa recomendándole que se porte bien, pero que al verse solo se demuestra incapaz de contenerse y cede a sus impulsos. Aunque algo ha aprendido… 























Libro muy interesante para los niños porque les muestra lo difícil que es hacer lo que se debe y lo importante que es el arrepentimiento para conseguir el autodominio.



Una presentación de este libro:





Otro libro aparecido posteriormente y que también he reseñado en este blog es "¡Shhh! tenemos un plan"


Para visitar la Web del autor






sábado, 2 de noviembre de 2013

Lauren Child, libros de estética pop, modernos y divertidos.


Lauren Child, escritora, ilustradora, decoradora y diseñadora inglesa nacida en 1967. Hija de profesores, siempre ha tenido gran interés por la infancia, sin embargo no se decidió a dedicarse a escribir e ilustrar libros para niños hasta la publicación y posterior éxito de su libro “Ana Tarambana me llaman”. Ha recibido muchos premios, entre ellos la medalla Greenaway por “Nunca jamás comeré un tomate”, en el que aparecen sus famosos personajes Charlie y Lola (en España Juan y Tolola) que protagonizarán varios libros y una serie de dibujos animados. Sus libros son muy divertidos y modernos. Son características de ella las ilustraciones muy coloristas, la utilización de collages con fotografías, papeles pintados, telas y  diversos materiales, y también el uso de tipografías diferentes y con distinto tamaño. Son libros en general más indicados para los mayores del ciclo, y que agradan mucho a los niños y niñas de primer y segundo ciclo de primaria. Algunos de sus libros juegan con los cuentos clásicos, lo que ayuda a los maestros a estimular a los niños para hacer lecturas y escrituras creativas.

Reseñaré aquí algunos de los muchos títulos de esta autora.


“Ana Tarambana me llaman”, Ed. Serres. Libro que nos presenta a la protagonista, sus gustos, familiares, amigos… y las manías y características de cada uno. Es el primero de una serie y su aparición encantó a las niñas, a las que fascinó el nuevo estilo que aportó la ilustradora, lleno de fotografías y collages, y se identificaron rápidamente con el personaje, sobre todo las del primer y segundo ciclo de primaria.

Otros libros de la serie. Aunque son algo difíciles para algunos niños de Infantil, los presento aquí por ser un personaje importante de la autora y porque, además de ser buenos, gozan de gran aceptación entre las niñas de los primeros ciclos de Primaria





“Cuidado con los cuentos de lobos”, Ed. Serres. Libro para jugar con los cuentos, ya que aparecen lobos en situaciones diferentes a las habituales y los conflictos se resuelven con intervenciones de otros personajes que también actúan de forma poco convencional. Tan divertido como otros de su autora.






“Nunca jamás comeré tomates” Ed. Serres. Ganó la medalla Greenaway y fue el libro que inicio la serie de Charlie y Lola (Juan y Tolola en España). Esta serie sí está muy indicada para los niños de Infantil, y se ha llegado a hacer una serie de dibujos animados que ha tenido gran éxito. Con dibujos muy expresivos y el peculiar uso de los colores y la tipografía que caracterizan a la autora.





Vídeo de “Nunca jamás comeré tomates”



Otros libros de la serie:







“¿Quién teme al libro feroz?”, Ed. Serres. Otro libro para jugar con los cuentos clásicos que conocen. Historia de Olmo, un niño que cae dentro de un libro de cuentos. Pero a los personajes de los cuentos no les gusta nada que Olmo esté allí…Libro muy divertido, lleno de sorpresas, con las características ilustraciones de Lauren Child, llenas de collages y  con un uso atípico de las tipografías, que encantará a los niños  mayores de Infantil y les permitirá desmitificar y cambiar  los cuentos.



 “La princesa y el guisante”, Ed.Serres. Juega con el cuento clásico haciendo una versión divertida del mismo, aunque respetuosa con lo esencial. Utiliza collages, fotografías y dibujos para disponer el escenario y mobiliario como una casa de muñecas, dando como resultado un álbum muy agradable para niños y mayores. Nuevamente aunque los mayores de Infantil pueden apreciarlo, serán los niños de primer y segundo ciclo de primaria los que le saquen mayor partido.





Un libro que apareció posteriormente y que también he reseñado en este blog "El niño nuevo"


Para visitar  la web de la autora:  http://www.milkmonitor.com/