google-site-verification: google8ed2f5b520e6d412.html Leer en mi aula : julio 2014

Translate

miércoles, 23 de julio de 2014

Tres poetisas para niños: Ángela Figuera Aymerich, Celia Viñas Olivella y María Elena Walsh


En este blog sobre álbumes ilustrados, quiero romper una lanza en esta entrada por la necesidad de trabajar el lenguaje y la poesía en el aula desde Infantil. Porque es en estas edades cuando los niños mejor captan el ritmo y la sonoridad de las palabras y las frases, y los maestros debemos aprovechar estas capacidades y motivación de los niños que tenemos a nuestro cargo. Por otra parte el hablar, cantar, recitar, aprender retahílas, fórmulas del folklore, trabalenguas y adivinanzas (algo que antes hacían con nosotros nuestras abuelas y que ahora parece que no hubiera nadie ahí que recoja este testigo) ayudará a los niños a ir dominado la lengua con la que se expresan y relacionan, lo que es importantísimo para el correcto desarrollo de TODAS las facetas del intelecto infantil.

Este blog está dedicado a los álbumes ilustrados, pero para disfrutarlos y sacar todo el provecho posible de ellos es imprescindible ir dominando cada vez con más perfección la lengua en la que nos comunicamos y  también saber apreciar la grandeza del lenguaje. Jugar con las palabras, palmearlas, cambiarlas, gritarlas, susurrarlas, memorizarlas…será un trabajo diario que no puede faltar en nuestras aulas. Con palabras damos órdenes, consuelo, información, tranquilidad y estímulo a nuestros niños y serán absolutamente necesarias para contarles cuentos y leerles libros. Por eso el trabajo con la poesía se hace totalmente necesario en estas edades y en toda la Primaria.

Ya en la entrada de Asun Balzola, aprovechando que lo había ilustrado, propuse un libro de poesía que gusta mucho a los niños pequeños “Rimas de luna”. De vez en cuando iré recomendando otros, pero en esta entrada quiero hablar de tres grandes poetisas para niños en lengua castellana, que vivieron y escribieron en el siglo pasado ( María Elena Walsh también vivió durante una década del actual) y que tal vez no sean muy conocidas por el gran público, que a veces canta y recita sus poesías sin saber quién las escribió. Son unas muy importantes autoras y sus poemas infantiles  tienen una calidad, sensibilidad, fuerza y ritmo que hace imprescindible conocerlas y trabajar con sus poesías en el aula y en las casas, teniendo la completa seguridad de que nos ayudarán a inculcar el gusto por la poesía en nuestros niños pequeños.

Me permito, por lo tanto, la licencia de presentarles hoy a estas






Ángela Figuera Aymerich nació en Bilbao en 1902, fue catedrática de  lengua y literatura en institutos de Huelva, Alcoy y Murcia y posteriormente trabajó en la Biblioteca Nacional de Madrid. Se exilió a México al finalizar la guerra civil. Murió en Madrid en 1984 .
Tiene una importante obra para adultos, pero comenzó a escribir libros de poemas  para sus nietos, iniciándose así en la escritura de poemas para niños. Escribe con gracia, fluidez y calidad sobre  temas que gustan a los niños tratándolos con suavidad  y alegría y creando un clima de confianza y afecto. 





En "Canciones para todo el año" Se interesará por la naturaleza y los animales





En "Cuentos tontos para niños listos" se adentra en el universo infantil, sus emociones, sentimientos e ilusiones. En este enlace podemos leer algunos poemas del libro




Fernando Gómez Díaz, de nombre artístico Jack Mircala, nacido en Madrid en 1968, es el autor de los dibujos de estos libros. Está dedicado desde hace años tanto a la ilustración de cuentos y poesía infantil y juvenil, como a su propia y original obra artística, En el año 2000 le fue concedido el premio Lazarillo de ilustración.



Dos ilustraciones de "Canciones para todo el año"




Celia Viñas Olivella nació en Lérida en 1915, pero pasó parte de  su  infancia y juventud en  Mallorca y se afincó posteriormente en  Almería donde vivirá  hasta su  muerte en 1954. 

Fue Profesora de instituto.






“Celia Viñas paras niños y niñas…y otros seres curiosos”, Ediciones de la Torre. Este libro es una selección de poemas que evocan el mundo de la infancia. Versos de gran musicalidad, ricos en imágenes, en los que se identifica con los niños y nos hace llegar su mundo tratado de forma exquisita, con gran sensibilidad. Los poemas están acompañados de las divertidas ilustraciones realizadas por Montse Ginesta.







La ilustradora del libro es Montse Ginesta. Nace en Barcelona en 1952, actualmente es una de las ilustradoras de literatura infantil y juvenil más importantes del país. Sus ilustraciones son modernas y sugerentes, pero mejor que nos explique ella misma lo que es dibujar






María Elena Walsh nació en Buenos Aires en 1930 y murió en la misma ciudad en 2011. Estudió Bellas Artes y viajó a EEUU, en 1952 residía en París, època en la que empezó a escribir versos para niños. Entre sus muchas actividades ha escrito obras de teatro, guiones cinematográficos y canciones y versos  para niños llenos de ritmo y raíces folclóricas, pero superándolas y revolucionando  la relación entre poesía e infancia.
Autora muy publicada, sus libros han tenido  numerosos ilustradores. Los 10 que presentamos publicados en Ed. Alfaguara tienen ilustradores diferentes cada uno. Los cinco primeros estarían indicados para los más pequeños y los cinco siguientes para los mayores del Ciclo de Infantil y el primer Ciclo de Primaria.




Sus poesías son muy conocidas por nuestros niños, que las cantan y recitan sin saber, muchas veces, que son de ella, pues ¿Quién no conoce “La vaca de Humahuaca”, “La mona Jacinta”, “El brujito de Gulubú”, “El reino del revés”…?





También muchos cantantes las han interpretado, y, al ser tan popular, si escribimos su nombre en youtube solo o acompañado del título de cualquiera de sus libros, serán numerosos los vídeos con canciones de esta autora que aparecerán, y siempre estaremos seguros de que gustarán a nuestros niños.


Quiero ahora rescatar un trabajo que hice cuando era Responsable de Biblioteca en Mojados para proporcionar Técnicas que ayudan a estimular la creatividad de los niños para hacer sus propios poemas. Iba destinado a los niños de Primaria de cualquier nivel, pero trabajando sólo la faceta oral pueden servirnos también estas técnicas para hacer poesías con los niños de E.Infantil.






Y como colofón a esta entrada, un trabajo de recitado e ilustración de poesías que hicieron este curso pasado los niños de tres años de mi clase y de la de mi compañera. No son poemas de estas autoras, pero sí demuestra cómo niños tan pequeños pueden aprender poesías e ilustrarlas.








sábado, 19 de julio de 2014

Robert McCloskey, dibujando el ritmo de la vida.


McCloskey nació en Hamilton, Ohio , en 1914. A los 18 años se fue a Boston con una beca para estudiar en la Escuela de Arte George Vesper . Posteriormente se trasladó a la ciudad de Nueva York para estudiar en la Academia Nacional de Diseño . En 1940 se casó y tuvo dos hijas, Sally y Jane. Sirvió en el ejército de los EEUU entre 1942 y 1945, y finalmente, tras la guerra, se trasladó con su familia a una isla frente a la costa norte de Maine, lugar en el que morirá en junio de 2003.
Es el primer autor que ganó dos medallas Caldecott y es muy considerado y apreciado en los EEUU. Sus libros son muy conocidos por el público y los niños americanos.  La Biblioteca del Congreso nombró a McCloskey una “leyenda viva” en el año 2000. 

Cuando era niño sus padres querían que descubriera cuáles eran sus intereses, por lo que aprendió a tocar varios instrumentos musicales y también construía aparatos mecánicos, de hecho él creía que su futuro sería el ser inventor, hasta que comenzó a hacer dibujos para el periódico de su escuela.
Sus ilustraciones, muy realistas y en las que no falta un suave humor, se caracterizan porque captan a la perfección el movimiento y el ritmo de la vida cotidiana de sus personajes, él decía que en realidad inventaba sus historias en imágenes y luego apenas las completaba con palabras.
Como curiosidad, interesante para nosotros, McCloskey defendía la necesidad de impartir una buena educación artística en las escuelas públicas.

Es un autor poco prolífico, sólo creó 8 libros con imágenes y texto, e ilustró 10 más de otros autores. Su primer libro, publicado en 1940, fue “Lentil” (Lenteja), que cautivó al público americano, es un libro que refleja recuerdos de su niñez en Hamilton, Ohio. En 2002  esta ciudad encargó una estatua a Nancy Schön que representará a Lentil tocando la armónica seguido de su perro Harmony.



Aquí voy a reseñar los dos únicos libros que, que yo sepa, están editados en español, y que también considero dos imprescindibles de las aulas de niños pequeños:



“Abran paso a los patitos”, Ed. Puffin Books. Ganó en 1942 la Medalla Cadelcott. Este libro surge de unas experiencias de McCloskey, que se fijaba en los patos de los jardines públicos de Boston, a los que daba de comer, y cómo en ocasiones cruzaban las calles en medio del tráfico. Antes de hacer el libro compró media docena de patos y convivió con ellos en casa mientras los estudiaba, para poder dibujarlos lo más fielmente posible.
Los magníficos dibujos en sepia y carboncillo, en los que aparecen diversos lugares de Boston tomados bien desde el aire, cuando los patos vuelan, o a ras de tierra, desde la perspectiva de los patos, logran transmitir el ritmo y movimiento de la historia, de manera que nos parece que la caminata de la pata con sus patitos ocurre en tiempo real. El resultado es un álbum delicioso de gran fuerza expresiva que encanta a niños y mayores. Con 31 dibujos a doble página, de los que selecciono estos que les ofrezco para que se hagan una idea de la calidad del libro










La historia alcanzó tal popularidad en Boston que la artista Nancy Schön la inmortalizó con una escultura en bronce de mamá pata seguida de los patitos, que es muy visitada por los niños que van allí a jugar.

 

 

"Arándanos para Sal", Ed, Corimbo. Publicado en 1948.  McCloskey suele dibujar lo que conoce bien, por eso ambienta sus libros en los lugares donde vive. Este libro lo hace cuando viven en Maine y trata sobre una niña, Sal, que va con su madre a coger arándanos al mismo tiempo que una osa con su osito. Los pequeños se pierden y terminan encontrándose con la madre equivocada. Parece ser que los personajes representan a su mujer y su hija mayor en los bosques de Maine. Los dibujos detallistas en blanco y negro tienen un encanto especial. Los niños españoles también escuchan y miran esta historia con grandísimo interés, sobre todo los de ambientes rurales, que tienen muchas veces la experiencia de haber recogido moras y se identifican con la niña y el osito buscadores de arándanos.
 



Después publicará “One Morning in Maine” (Una mañana en Maine) dedicado a su hija menor a la que se le cae un diente, y en 1957 "Time of Wonder" (Tiempo de maravillas) por el que volvió a obtener la Medalla Caldecott








domingo, 13 de julio de 2014

Jimmy Liao, reflexión sobre el interior del hombre moderno


Nació en Taiwán en 1958. Trabajó en publicidad hasta que enfermó de leucemia, entonces se replanteó su vida y se dedicó a escribir e ilustrar sus propios relatos. Es uno de los grandes ilustradores actuales. Su trabajo va dirigido tanto a niños como a adultos. Sus álbumes se han traducido a muchos idiomas y algunos han sido llevados al cine. 
Sus obras están llenas de poesía y reflejan sentimientos compartidos por el hombre moderno de cualquier procedencia: la soledad, el desarraigo, los sueños e inquietudes que todos tenemos, la felicidad y tristeza interior, la melancolía, la necesitad de encontrar a alguien con quien compartir nuestra vida…
A mí me gustan muy especialmente sus álbumes para jóvenes o adultos, a los que no pueden acceder los niños pequeños, pero que recomiendo a padres y maestros para que se hagan una idea de la profundidad, belleza y claridad de su obra. “Desencuentros”, “El sonido de los colores”, “Hermosa soledad”, “La piedra azul” y “La noche estrellada” son títulos imprescindibles para conocer y disfrutar del trabajo de este autor. Pueden encontrarlos en cualquier Biblioteca bien dotada, merece la pena molestarse en buscarlos.

Sin embargo también tiene álbumes estupendos dirigidos a los niños, y son éstos los que voy a reseñar:
 

“Secretos en el bosque”, Ed. Barbara Fiore. El primer álbum de este autor. Con dibujos en blanco y negro cuenta la historia de una niña que sigue a un conejo gigante hasta el bosque, en el que ha ocultado sus sueños y secretos. Tiene un carácter onírico, no en vano comienza con una niña durmiendo, y para contárselo a los niños hay que buscar un momento tranquilo o una situación que facilite el estímulo de su fantasía, de manera que pueda percibir la poesía del libro. Los niños son muy capaces de apreciar el misterio y el mundo de los sueños si sabemos encontrar el momento y la manera de transmitírselos.









“El pez que sonreía”, Ed. Barbara Fiore. Bellísimo álbum de Jimmy Liao al que considero otro imprescindible  para trabajar en las aulas. La historia de un pez que vive en un acuario y que es rescatado por un hombre que pasa todos los días por delante y se fascina con él. Después de llevarlo a su casa siente que, a pesar del cariño que se tienen, debe liberarlo en el mar. El autor dice que de forma inconsciente hizo que el pez dentro del acuario le representara a él cuando estaba enfermo en el hospital. Es sorprendente que una historia tan sencilla llegue con tanta fuerza a niños tan pequeños. Mientras leía y enseñaba este álbum a mis niños de tres años el silencio era absoluto, yo misma me admiré de su eficacia narrativa. 














Después vieron el corto de animación que se hizo de este álbum y que copio aquí:






Jimmy Liao también ilustró libros escritos por otras personas. En ellos sus ilustraciones, aunque siguen siendo excelentes, tienen un punto de realismo y un aíre algo diferente a las de los álbumes totalmente creados por él. Dice que esto se debe a que cuando ilustra libros de otros adapta las imágenes al texto preexistente, mientras que si el libro es obra suya en su totalidad las imágenes surgen en su cabeza antes que la historia, que aparece después para dar consistencia a lo imaginado.

Destaco aquí estos tres, que gustan mucho a los niños:


“El monstruo que se comió la oscuridad”, Joyce Dunbar, il. Jimmy Liao, Ed. Barbara Fiore. Un libro sobre el miedo a la oscuridad. Lorenzo piensa que hay un monstruo debajo de su cama. Y, en efecto, así es. Hay un pequeño monstruo hambriento que va comiendo toda la oscuridad y las sombras y va engordando, hasta que todo se convierte en luz, lo que tampoco es bueno. A pesar de comérsela toda el monstruo sigue sintiéndose vacío y sólo el cariño del niño le podrá confortar y le hará devolver la oscuridad y convertirse en su amigo pequeñito que dormirá junto a él. Los niños disfrutan, se excitan y divierten con esta historia y sus eficaces ilustraciones, en las que el talento de Jimmy Liao vuelve a brillar.










“La campeona mundial de mantenerse despierta”, Sean Taylor, il. Jimmy Liao, Ed. Barbara Fiore. Otro libro sobre la hora de irse a la cama ilustrado por Liao con la maestría y delicadeza que le caracteriza. El papá de Stella le indica que debe irse a dormir, pero sus muñecos se niegan y ella tiene que ingeniárselas, imitando a los adultos, para convencerles. Álbum que destaca y nos hace notar la pasión por el juego y la imaginación que tienen los niños pequeños.





“Filbert, el diablillo bueno”, Hiawyn Oram, il.Jimmy Liao, Ed. Barbara Fiore. A unos papás diablos malos les nace un hijito que es super-bueno y que por este motivo se encuentra fuera de lugar e incomprendido en su mundo. Pero conocerá a una nueva amiga que le ayudará a solucionar su problema. Libro divertido que sorprende a los niños pequeños por las expectativas de los adultos para con el diablillo, muy diferentes a las que tienen con ellos.