google-site-verification: google8ed2f5b520e6d412.html Leer en mi aula : mayo 2015

Translate

domingo, 10 de mayo de 2015

Chris Wormell, cuenta con naturalidad y poesía historias sencillas e ingeniosas


Chris Wormell, inglés, nació en 1955. No tiene estudios formales como artista, trabajó como barrendero, basurero y obrero de una fábrica. Él mismo aprendió a grabar en madera y su formación como dibujante es autodidacta. Desde entonces ha publicado varios libros para niños escritos e ilustrados por él y ha ganado prestigiosos premios. Asimismo ha ilustrado libros de otros autores. Trabaja también con éxito en proyectos publicitarios para la industria.
Las ilustraciones de sus libros tienen un carácter atemporal y poético. Muy interesado en el paisaje, lo dibuja con precisión y belleza, trasmitiendo su amor por la naturaleza y los animales. Las historias que cuenta son a la vez ingeniosas y sencillas narradas con una gran naturalidad que encanta a los niños. 

Desde que hace dos cursos le descubrí al toparme con su libro “¡Fieras feroces!”, que me fascinó, he encontrado estos títulos en las Bibliotecas Públicas de mi ciudad y han gustado mucho a los niños de mis clases.





“Dos ranas”, Ed. Juventud. Dos ranas se encuentran en la mitad de un estanque, una de ellas lleva un palo que dice que le servirá para ahuyentar al perro que las ataque, la otra responde que allí no hay perros que puedan atacarlas y que lo que debería preocuparle son los lucios y las garzas, pero la primera va enumerando supuestos que facilitarían que un perro llegara hasta donde se encuentran… De una curiosa manera el palo terminará defendiéndolas de todo. Libro muy divertido e ingenioso que nuestros inteligentes niños saben apreciar.







“La pequeña salvaje”, Ed. Blume. Historia de una niña y su perro que viven solos en la montaña, teniendo que procurarse ellos todos los medios para vivir. Un día encuentran una huella de oso a la entrada de su cueva. Resulta curioso como una historia que en principio puede resultar algo irreal para los adultos trasmite sentimientos primordiales de una forma tan vívida y clara.









“Pequeño oso y los seis ratones blancos”, Ed. Juventud. Una agradable historia que recuerda a la de “El grúfalo” (Julia Donaldson, il. Axel Scheffler), pues el pequeño oso ayuda a los ratones con su ingenio para que no sean comidos por los otros animales. Nuevamente la inteligencia al servicio de los débiles. 





“¡Fieras feroces!”, Ed. Juventud. Delicioso libro que gusta mucho a los niños. Un niño se pierde en un bosque y se va encontrando con distintos animales a los que va contando que está muy asustado porque su madre le ha prevenido contra las fieras feroces que hay en el bosque. Además les va describiendo cómo son esas fieras, lo que hace que los animales se asusten también. Con un final humorístico. Libro muy divertido que debería ser visto por todos los niños de estas edades. Otro imprescindible en mi aula.





sábado, 9 de mayo de 2015

Mo Willems, contando con la colaboración de los niños


Mo Willems, dibujante y artista norteamericano nacido en 1968. Comenzó su carrera profesional como escritor y animador de Barrio Sésamo obteniendo 6 premios Emmy, también ha trabajado como creador de dibujos animados. Su primer libro escrito y dibujado para niños “No dejes que la paloma conduzca el autobús” obtuvo un gran éxito y fue galardonado con la Medalla Caldecott Honor. Con este personaje de La Paloma ha publicado algunos títulos más. Otro de sus libros que obtuvo también la Medalla Caldecott Honor fue “Knuffle Bunny", traducida en español como “El conejito Knuffle”, de temática e ilustración muy diferente, pero muy eficaz, y que también tuvo su secuela en otro libro con la niña protagonista más mayor yendo ya a la escuela. 
Sus libros se caracterizan por la capacidad de trasmitir sentimientos y de acercarse a los niños. El autor dice que sus lectores más que público son colaboradores.


“No dejes que la paloma conduzca el autobús”, Mo Willems, Ed. Entrelibros. Libro con un planteamiento muy novedoso e interactivo. Considero a este álbum como otro imprescindible de las aulas. Al abrir el libro vemos a La Paloma que piensa en conducir el autobús. Seguidamente el conductor se dirige a los niños lectores y les dice que tiene que marcharse un rato y pide su colaboración para no dejar a la paloma conducir el autobús mientras él está fuera. Cuando se va, aparece la paloma que trata de conseguir el permiso del niño con diferentes argucias que recuerdan a los propios intentos de negociación de los niños con sus padres para obtener sus caprichos. Sin embargo la respuesta espontánea y unánime de los niños a cada argumento de La Paloma es ¡Nooo! Me ha sorprendido que en los dos grupos diferentes de niños a los que he leído este álbum ningún niño haya dado su permiso a La Paloma, lo que me hace pensar que son bastante más conscientes  de lo que creemos de que los adultos no deben acceder a sus chantajes.




“La paloma encuentra un hot dog”, Mo Willems, Ed. Entrelibros, que también se ha publicado como “La paloma encuentra un perrito caliente”. De la serie de La Paloma es el libro que se ha publicado también en España (desconozco si se han publicado más títulos en español) Aquí es un pollito el que trata de conseguir que La Paloma comparta el perrito que acaba de encontrarse y que, evidentemente, desea comerse sola.





Para los niños de tres años están especialmente indicados estos títulos:






“¡Tengo pis!”, Mo Willems, Ed. Entrelibros. Un libro para enseñar a los pequeños a ir y desenvolverse en el baño, con unos simpáticos ratones que portan carteles de una sola palabra cada uno para indicarles lo que deben hacer en cada momento.








“El conejito Knuffle”, Mo Willems, Ed.Disney-Hyperion. Con este libro obtuvo, también, la Medalla Caldecott Honor Historia de una niña que sale con su padre a llevar la ropa a la lavandería y se deja su conejito de peluche. Cuando se da cuenta trata de contarlo a su padre, pero es incapaz de hacerse entender y será su madre, al llegar a casa, la que se dará cuenta de la falta y podrán volver a por él. Los dibujos, muy realistas, están hechos encima de fotografías de Nueva York y trasmiten perfectamente el estado de ánimo de la niña y el desconcierto del padre, que no la entiende. Un álbum sobre la importancia que tienen para los pequeños  los objetos de apego, las dificultades de comunicación y la necesidad que tienen de aprender a expresarse.